Autocaricias

Primero el anuncio inconsciente, Luego despertar con las manos aferradas A la entrepierna Calor, Y el placer como desbocado en nubes Los botoncitos de carne diminutas torres que se arrastran En la tela de la camisa Transcurrir del día Encontrar el momento idóneo Para convertir esos hologramas de autocaricias En una muerte deliciosa Frotar y…

Etéreo

Los libros y la música son en realidad nostalgia Caminar un sábado con los pies destrozados flotando con Edith Piaf; pequeñas fronteras entre el gozo y el sufrimiento Vino y champaña aderezo de una ciudad sin noches Tristeza y ternura eufemismo de una película en blanco y negro Fines de semana en soledad no son…

Simpleza de la lujuria

El asunto es simple, Vos te sentás en la cama Mientras yo me desvisto Y te beso tus insensatos deseos   ¿Me sentís? Soy una erupción Un subir y bajar Un bajar y subir…   De la tanga que te encanta Verme puesta   No seas tímido, Reventá mi carne y poseeme No soy más…

Otros tipos de nostalgias

Toquemos acordes y fluyamos. ¿En el inicio había sueños? Había muerte y resurrección. Acompañen esta trampa vital; la somnolencia. Me he perdido en mi propio gozo. Todos estamos bien, solo el mundo no comprende nuestra bondad. ¿Vos me podés adivinar? Los recuerdos no cuentan pasado, cuentan noches anteriores. Noches interiores de esta misma noche B…

Los motivos de las moscas

  Lo que a continuación se dice, no es un cuento, es un relato basado en hechos reales y en alguna fantasía que, quizás, sea más real que la vida misma. Es un relato iconoclasta y un poco ateo, pero es una forma de explicar lo que se siente cuando se llega a un país…

Inconsciencia

Algún día ya no podré dormir las culpas ya no se disfrazarán de blanco, vendrán empacadas de lo difícil de negar   La garganta fluye al ritmo de lo incorrecto quiero hundirme en la oscuridad y no salir más   Quiero hundirme y no ser consciente del hueco   La noche se escabulle en mi…

Un simple cuento de gatos

A mi gato, Sebastián… Llegué en una caja de cartón donde Azucena y Regina, mis futuras dueñas. No era más que un gatito debilucho y pulgoso, mi cola era larga, larga, larga. Tenía miedo de este nuevo entorno, pues experimentaba algo nuevo; la libertad. En mi antiguo hogar siempre me tenían encerrado en un cuarto…

Un sábado como otros

El desfallecimiento sexual nos obliga a gestos y expresiones del morir… A. Pizarnik La noche olía a lluvia y navidad resentida. Era diciembre y Fabiola salía a emborracharse con sus amigos una vez más como cada fin de semana. Se puso un vestido que entallaba su esbelta cintura y se amarró el cabello dejando relucir…

Noche blanca

La soledad nunca había sido tan deseada hasta que probó la noche blanca.

Marzo

Es tiempo de dormir pero la ansiedad no lo entiende. Mis párpados resbalan al lienzo de mi cerebelo. El lenguaje corre sanguinariamente. ¿De qué me he alimentado? Intentos de vida poesía muerta. La luna interpreta a la noche… Y el hambre… Inexistente y presente La no presencia es palpable. Oh, si tan solo la no…

La hora abandonada

La hora abandonada A esta hora del silencio, Del vacío Según una suicida   A esta hora danzan los miedos En el soplo del viento de la medianoche Y los fantasmas se arrastran Hacia un rincón de la memoria Vomitando pesadillas por doquier   Es hora de convertir el terror en poesía   Luego acostarse…

Loneliness ‘n chill

Pasa los canales uno tras otro al ritmo de sus pensamientos esponjados por pastillas para dormir Mira una película y llora, el pelaje de su gata se confunde con la almohada café Los cigarrillos se multiplican la noche le avienta estrellas al cristal de su ventana gris La música le recuerda que está vivo, que…